Psicología Clínica

La Psicología Clínica es la especialidad, dentro de la Psicología, que se ocupa de la prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento psicológico de aquellas condiciones que generan malestar y sufrimiento.  Es una especialidad regulada por el  Ministerio de Sanidad, puesto que se trata de una especialidad sanitaria.

Esta formación especializada se llama P.I.R. (Psicólogo Interno Residente) y se realiza en un hospital público del Sistema Nacional de Salud durante cuatro años, después de obtener el título de Psicología, y después de aprobar un examen a nivel nacional. Está hecha a imagen del sistema M.I.R. en el que los médicos se forman como especialistas (dermatólogo, digestivo, endocrino, etc). Al finalizar la especialidad, los Psicólogos Clínicos tenemos la misma categoría profesional que un médico especialista. Ningún título de máster ni de otro tipo, aunque se llame clínico o sanitario, es equivalente.

El Psicólogo Clínico tiene los conocimientos y experiencia necesarios para llevar a cabo el asesoramiento o el tratamiento más efectivo en cada caso. El Psicólogo Clínico está cualificado para discriminar cuándo hay un problema de salud mental, cuándo no, qué es lo que está pasando, cuándo es necesario sólo un asesoramiento y cuando es preciso recibir tratamiento, y cuál es el más indicado,  teniendo en cuenta:

  • Las indicaciones de las guías de práctica clínica (documentos científicos elaborados por comités de expertos nacionales e internacionales, que garantizan la idoneidad de las intervenciones en cada problema)
  • Las peculiaridades de cada persona (su personalidad, sus objetivos, su momento vital, su contexto).